Ventajas y desventajas del SaaS vs. Infraestructura propia

Posted by Samuel on diciembre 15, 2017
Infraestructura como servicio

empresas en la nube

Si vas a utilizar un software de cualquier tipo (herramienta de comercio electrónico, software de gestión, CRM, etc.), una de las preguntas que debes hacerte es si vas a utilizar un software como servicio (también conocido por las siglas SaaS), o bien vas a adquirir un programa o usar un software open source e instalarlo en tu propia infraestructura.

Ante esta pregunta, las empresas tienen que plantearse una serie de cuestiones que no siempre son fáciles de resolver, pero son esenciales para facilitar la implementación y puesta a punto del programa que necesitamos.

Ventajas de utilizar un software como servicio

Estamos utilizando SaaS casi para todo, muchas veces sin darnos cuenta, con servicios “gratuitos” como Gmail, Dropbox, Google Drive, etc.

Estas aplicaciones son programas que no están instalados en nuestros propios servidores, sino que es un proveedor de servicio quien las pone a disposición del público en Internet. Mediante un usuario y contraseña, las personas pueden conectarse a la red y realizar las gestiones que sean necesitas, sin necesidad de dar mantenimiento, ni instalar actualizaciones del programa, ya que es el proveedor de servicios de Internet quien se ocupa de ello.

La principal ventaja del SaaS es obvia: nos permite ahorrar tiempo, así como costes de implementación, a la hora de poder utilizar el tipo de software de gestión online que deseemos.

El único problema que puede plantear el SaaS es que el proveedor de servicio no nos esté facilitando la integración con otros software, o que nuestro desarrollador no pueda hacer ninguna modificación en el mismo, aunque al final todo dependerá de para qué necesites el software.

Ventajas y desventajas de la infraestructura propia

En el caso de no apostar por un programa SaaS, sino que decidamos contratar o implementar nuestros propios servidores, también es importante que nos planteemos sus ventajas y desventajas.

Por una parte, la infraestructura propia nos da más libertad en el manejo y la gestión del programa, ya que podemos por ejemplo disponer de la escalabilidad que queramos y no estamos sometidos a las decisiones del proveedor de servicio.

Ahora bien, esto puede implicar unos costes mucho más elevados, así como la necesidad de prestar mantenimiento a nuestros servidores, si bien también se puede delegar esta función en el proveedor de la infraestructura como servicio.

En definitiva, será la empresa quien decidirá qué costes está dispuesta a asumir y cuáles son los elementos que valora más a la hora de implementar determinados programas.

No obstante, es importante entender que lo primero y más importante sería comprobar y verificar que existan o no software como servicio que coincidan con nuestras expectativas, ya que esto nos permitiría ahorrar mucho más dinero, y sólo apostar por la infraestructura como servicio sólo si no estamos conformes con los programas SaaS que hay en el mercado.

Be Sociable, Share!

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *